Terapia Miofascial

Podríamos describirla como un conjunto de técnicas de terápia manual basadas en presiones suaves y mantenidas o deslizamientos a lo largo de la piel sin añadir aceite.

El objetivo es relajar la tensión de la fascia muscular y eliminar las rigideces. Si el tejido conectivo tiene una densidad óptima las estructuras musculoesqueléticas funcionarán con libertad de movimiento y sincronía.

 

¿QUÉ ES LA FASCIA?

La fascia es una membrana fibrosa de tejido conjuntivo que envuelve los músculos y todas las estructuras de nuestro cuerpo ( neurológicas, musculoesqueléticas, digestivas, etc.) Presta una estructura de sostén, da forma, protege cada elemento que envuelve y participa en el movimiento corporal.

Es un sistema que separa, envuelve y delimita los elementos corporales, pero al mismo tiempo están unidos y los ponen en relación unos con otros. Crean una red ininterrumpida que atraviesa todo el cuerpo. Eso significa que podemos sentir el dolor en un lugar del cuerpo pero la tensión que lo origina puede encontrarse lejos de la zona dolorosa.

Las tensiónes físicas y emocionales repetidas y mantenidas comportan disfunciones en el sistema fascial. El cuerpo se comporta como un todo en el cual la aparición de un elemento de tensión deja una huella en el cuerpo (postura y biomecánica) y así pues en la fascia.

A partir de que tratamos las restricciones de la fascia la persona siente una considerable mejora en el sistema musculoesquelético, nervioso y vascular principalmente. El movimiento es más libre, el cuerpo más flexible y el dolor disminuye o desaparece. El cuerpo es nuestro medio para vivir, sólo si éste funciona correctamente y si está en equilibrio podremos disfrutar de todo nuestro potencial físico, psicológico y emocional.