Yo empecé a introducir el yoga en mi vida de una forma más presente y de forma diaria porque me encontraba en un momento de estrés, dispersión y sobrecarga que me generaba malestar y no me dejaba disfrutar. Me sentía desbordada a nivel personal y profesional, absorbida por los niños y sin tiempo de calidad que dedicarles, ni a ellos ni a mi.

Entonces decidí comenzar a darme ese tiempo de calidad, a escucharme y a cuidarme. Lo hice levantándome todos y cada uno de los días a las 5.30h de la madrugada para hacer yoga a las 6h y poder llegar a tiempo al trabajo.

Un aspecto de mi vida empezó a cambiar al dedicarme un tiempo para mi, estar conmigo misma y poder escuchar mi cuerpo, mis necesidades, mis emociones. Así descubrí que quería ir por otro camino y ese camino se empezó a dibujar.

El hacer yoga todas las mañanas me permitía estar más presente el resto del día, más tranquila y calmada y sostener mejor aquello que aparecía en forma de conflicto o de problema a resolver.

En el trabajo viví una época, al principio un poco dura, en la que se me propuso abandonar el trabajo, pero lo viví de una manera increíblemente constructiva. Le di la vuelta y en poco tiempo vi que era la solución a mi malestar. Así que terminé marchándome, feliz de emprender un camino de libertad, de amor a mi misma y a mi familia y de disfrutar de la vida y de mi tiempo como hacía tiempo que no disfrutaba.

El hecho que mi estimada abuela se marchara de esta vida en esas fechas, me hizo reflexionar aún más sobre el sentido y la fugacidad de la vida, el compartir momentos con los que amas, la importancia de vivir feliz y sin miedo,… y pude tomar la decisión de dejar el trabajo y saber que no me equivocaba.

Después de unas merecidas vacaciones surgió la idea de emprender por mi cuenta, presencialmente y online, haciendo de mis dones y talentos mi forma de vida y aquí estoy empezando proyectos y andando camino y compartiendo la herramienta que me permitió mi TRANSFORMACIÓN, el ejercicio diario de forma consciente, el yoga.

He pasado de trabajar mucho y no tener tiempo para las personas (incluyéndome a mí) a trabajar con las personas dedicándole el tiempo, el cariño y la atención que merecen.

Así que si sientes que necesitas un proceso de transformación te acompaño y comparto contigo el camino que a mi me ha llevado a empezar a disfrutar. Te invito a que si sientes que necesitas un cambio en tu vida puedas empezar a materializarlo desde la consciencia, la libertad, la presencia, el cuidado y el amor.

Párate, escúchate y ámate. Elige el camino que quieras recorrer y que sea el que más feliz te haga sentir.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *